10 ene. 2015

Mochila de tela con cuerdas

Después de bastante tiempo sin pasarme por aquí, quiero mostraros la mochila que hice estos reyes para un regalo (de última hora, cómo no). He de decir que solo hice el dibujo, puesto que aun no sé coser, así que mi señora madre se encargó de esa parte y tiene pendiente enseñarme para no darle más la lata :3 Y un aspecto muy importante, el precio de los materiales no supera los 7€.
Para las medidas me basé en otra mochila que tengo, la cual podéis ver aquí, no es ni grande ni pequeña (40x30 cm), está bien para llevar lo típico pero sin abusar, alguna que otra vez metí un abrigo y resulta bastante incómodo.

Materiales:
120x50cm de tela. (1,25€)
2 Ojetes y ollaos. (1,50€ en el zapatero)
2 cordones de 1 m. cada uno (0,70€)
Pintura blanca para tela (1,60€)
Pincel (0,50€)
Cinta de carrocero (1€)
Papel de pegatina + impresión (0,20€)
Cartón (gratis, se pide en alguna tienda)

Lo primero que necesitamos es tela, si mal no recuerdo fueron 100x50 cm, lo decidí así para hacerla de dos capas ya que es fina y de este modo será más resistente, pero si encontráis una tela más gruesa no es necesario hacerlo y os ahorráis trabajo.
Ahora nos toca ajustar el tamaño que deseamos y coserla, para ello tuvimos que doblar la tela por la mitad un par de veces, se cose todos los lados excepto uno que será la apertura de la mochila y se hace otro doblez para dejar un hueco de unos 2 cm para pasar el cordón, si es necesario cortad el sobrante. En la siguiente podréis haceros una idea, admito que es difícil de entender explicado por mí:
Ya tenemos la mochila casi terminada, nos toca colocar los ojetes y ollaos para introducir los cordones (serán las asas). Como no tengo el equipo para hacerlo, fui a un zapatero y allí lo hicieron al momento, los hay dorados y plateados pero también puedes comprarlos por tu cuenta y pintarlos del color que prefieras.

Esta es la parte más laboriosa para mí, más que nada porque fue la única que hice pero es la que requiere más tiempo. Para hacer el dibujo, saqué una pegatina con las palabras que quise poner y recorté las letras. Luego marqué la zona donde iría el dibujo con la cinta de carrocero, de este modo evitaría manchar la mochila más de la cuenta (CONSEJO: poned dos o tres capas de cinta puesto que puede atravesar la pintura). Pegamos las letras en el lugar señalado y cortamos tiras de cinta de carrocero de 1 mm de grosor para hacer las líneas del muro. ¿Y por qué hago esto? porque ahora solo queda pintar los huecos sin preocuparse de manchar las letras y las líneas del muro, ya que protegen la tela de la pintura y esa zona quedará negra, tal y como habéis visto en la imagen principal. Si queréis acelerar el proceso de secado, usad un secador y aplicad 2 o 3 capas más (en porque en el caso de la  tela negra absorbe la pintura y se oscurece el color).
Por último, colocamos los cordones. Para ello, cogemos un cordón e introducimos ambas puntas por cada agujero de un extremo y lo pasamos los dos extremos juntos por el ojete y anudamos para que no se salga. Repetimos con el otro cordón por el otro extremo y volvemos a anudar.
Y ya tenemos nuestra mochila súper fashion y barata, es fácil de hacer exceptuando el dibujo, que puede ser más o menos complicado según el que elijamos. Ahora quiero hacerme una con algún persona de Studio Ghibli ¿os atrevéis también? =3 

Método opcional: utilizad rotuladores para telas, puede ser más rápido y sencillo que la pintura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cotillear por el blog