10 may. 2014

Revistero

Hoy os quiero enseñar un revistero de pared que hice hace unos meses. En principio iba a ser una lámpara de tela, pero tuve problemas para encontrar el material adecuado, así que se me ocurrió darle este uso a los listones, me ha venido muy bien porque tengo bastantes revistas (de "Quo" básicamente, divulgación científica).

Antes que nada, tenemos que pensar muy bien el tamaño que queremos que tenga nuestro revistero, mi consejo es que no sea muy grande, ya que, aunque no lo parezca, varias revistas juntas pesan lo suyo, por lo que es probable que no podamos colgarla en la pared a no ser que usemos un gran “soporte” (por llamarlo de algún modo), de lo contrario, dejarás un bonito agujero de recuerdo.

Las medidas del mío son 86 cm de largo y 25 cm de ancho, los huecos se pueden ajustar al gusto, si queréis unos con más “profundidad” que otros, en mi caso, he dejado unos 15 - 20 cm en cada uno. 

  
Materiales que he utilizado:
 ü  5 Listones cuadrados de madera de 25 cm. de largo y 2 cm2.
ü  Tela: 2 metros de largo y 50 de ancho.
ü  Taladro y broca de 4 o 5 mm.
ü  Martillo
ü  25 – 30 clavos.
ü  2 o 3 metros de cuerda resistente (lo dejo al gusto).
ü  Pintura o barniz tintado para madera.
ü  Esponja o brocha.
ü  Aguja e hilo o máquina de coser (es preferible esta última porque la costura queda más fuerte).


Si no me olvido nada, es todo lo que necesitamos.

Lo primero que hay que hacer son dos agujeros en cada listón, uno en cada extremo, a 1,5 o 2 cm de este. A continuación los pintamos, en mi caso usé barniz tintado para darle un tono oscuro (a juego con los muebles de la habitación). Os aconsejo que aprovechéis los agujeros de antes para colgarlos en un lugar donde se sequen con mayor rapidez y, por qué no, así podemos pintarlos completamente sin necesidad de mancharnos.



Mientras se secan, doblamos la tela por la mitad, es decir, de los 50 cm que tiene hay que dejarla en 25 cm para que sea más resistente, se quedará en una pieza de 200x25 cm. La cosemos de tal modo que quede completamente cerrada, como una funda de almohada pero sin los extremos abiertos.

Cuando tengamos los listones listos y la tela, llega el momento de combinarlos. El primer listón se coloca en uno de los extremos de la tela, no debe sobresalir. Para fijarla, usamos unos 5 o 6 clavos repartidos a la misma distancia, y ojo, los agujeros no deben quedar de cara a la tela. En la siguiente foto podemos ver cómo se fija la tela a la madera y la orientación que debe tener.


Los demás listones se colocan cada 50 cm y del mismo modo que el anterior, a excepción del último, que se coloca en el otro extremo (que es donde le corresponde) pero por la parte de atrás.

Ahora el último paso, cortamos la cuerda en dos partes iguales, las pasamos por los agujeros del último listón (el que pusimos en la otra cara, para salir de dudas, volver a la primera foto) y hacemos 2 o 3 nudos en los extremos que quedarán abajo. A continuación, calculamos a qué altura queremos que estén los huecos, traspasamos esa medida a las cuerdas y hacemos los nudos antes de pasarlo por el siguiente agujero, ya que dichos nudos serán los que soporten todo el peso. Id mirando cómo va quedando cada vez que paséis la cuerda por un listón, puede que esté un poco inclinado.



Ya solo queda colgarlo en la pared y llenarlo de revistas (con moderación que se rompe =P ) El mío aguanta unas 20 – 25 y se sujeta con un clavo de unos 2 o 3 cm de largo, lo suyo es clavarlo inclinado con la cabeza hacia arriba (porque si lo ponemos hacia abajo va a ser difícil colgarlo.) Es una manualidad fácil de hacer y la podemos personalizar para que vaya a juego con la habitación, hay muchos modelos y espero que en un futuro no muy lejano pueda probar esos diseños, ya que este me resulta un poco simplón =) Os recomiendo el siguiente blog donde Ana nos enseña varios tipos de revisteros la mar de originales, podéis acceder directamente pinchando a continuación:




Si tenéis dudas en algún punto del proceso (admito que puede ser difícil de entender, mea culpa) no dudéis en preguntar en los comentarios o por correo, y si tenéis algún revistero casero, comprado o regalado enseñádmelo, me gustaría leer vuestra opinión sobre cómo lo mejoraríais o qué modelos os gusta más.

P.D. El color de la habitación es nuevo =3

 ¡¡Hasta la próxima!!


2 comentarios:

  1. Muy muy chulo, además tiene muchas posibilidades y variedades para que cada uno se lo haga a su gusto, se me ocurre por ejemplo pintar un dibujo o estampar una bonita frase :) ¡Está genial!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, si encuentras tela con dibujos que te gusten te ahorras el pintarlas, sino pues se le hace el diseño como bien dices. Las de pared ocupan menos espacio pero creo que son menos resistentes por lo que ya dije, pero hay ideas muy buenas para revisteros de suelo y con materiales asequibles, un buen plan para pasar una tarde.

      ¡¡Anímate a hacer alguno!! =)

      Eliminar

Cotillear por el blog